Cronica

Cronica
TV

Ultimas Noticias

LO VIÓ MEAR Y LE PROPUSO MATRIMONIO.

Ella, una correntina de 27 años que estaba vendiendo tortafrita en la playa. Él, un petizo que cambiaba dolares en la peatonal a la noche. Aqui no hubo Tinder, ni Facebook: los baños mixtos permitieron concretar esta historia de amor. Una historia cada vez más frecuente.

por El Teniente Dan y LaHienaDeLaPalabrota
      Sucedió en un baño mixto en Villa Gesell. La pareja tuvo un crush inmediato al notar las prominentes características del otro: -"Me llamó la atención su mirada masculina, su caminar, su sonrisa amistosa, y sobre todo la terrible garcha que calza.-" dijo la Srta, exultante por haber encontrado al amor de su vida. El caballero en cambio, le agradeció al boliche por haber unificado baños. -"No sé que pasa, pero desde que hay baños mixtos las mujeres me buscan mucho.-" dijo el petizo mientras se acomodaba el pantalón a la altura de la rodilla. 
La ceremonia se llevó a cabo con la entrega del anillo de cuero en el reservado del boliche bailable.

La propia María Eugenia Vidal fue "dama de honor" de la ceremonia, ya que habría conocido a su actual pareja en circunstancias similares, pero cagando detrás de un árbol camino a La Plata.

Según estudios del indec, en enero de 2018, creció el garche en baños en un 13,7%, las suturas anales en un 18,8%,  el cambio de jarras por petes en un 24,2% y la sacudida de tiento ajeno en un increíble 34,6%. Según indican los expertos, todo esto tendría que ver con la implementación de baños mixtos en los boliches de la Costa.

-"Antes era un tabú ver a una mujer cagando, cosas que ha cambiado con esta tendencia de igualdad de género. Nos guste o no, el baño tradicionalmente fué un terreno exclusivo de trolos que iban a divisar pijas e intercambiar ojetes, pero ahora esto ha cambiado y es una esperanza para la humanidad entera. Se trata de un recinto en donde el hombre tiene la excusa perfecta para mostrarle la poronga a una mina sin que después se lo acuse de nada."- indicó un reconocido sociologo.



No hay comentarios